Historia

Un jueves del año dos mil en una hora Santa el Padre Sergio sintió el llamado del Señor para hablar con los indigentes, eso fue lo que el sintió, ya no hablemos mas de los indigentes hablemos con ellos, así fue que después de un hora santa el tomo un tarro de aguadulce y café un bollo de pan cuadrado, empezamos a ir un grupo con el los viernes en la noche a la zona roja de San José, y luego iniciaron ellos a llegar a pedir comida a la Iglesia de la Merced, en el cual llegaban un aproximado de 300 indigentes a los cuales se les brindaba alimentación, baño y una oportunidad de cambio con el cual le ofrecíamos el internamiento.

Aun tenemos unos 150 personas que gracias a Dios y al programa de recuperación se restablecieron y ahora se encuentran en el Mercado Central y en algunos de los puntos de las aceras de la Municipalidad de San José trabajando.

Cuando al Padre lo trasladaron a Barrio Cristo Rey se dio cuenta que eran los hijos de los indigentes que no estaba asistiendo a la y que pasaban deambulando en las calles, y a muchos de ellos ya los enviaban a vender droga y algunos de ellos pertenecían a una pandilla la cual se dedicaba a robar carros.

obrasdelespiritusanto.org
Y fue así como iniciamos a realizar un censo y nos topamos con una realidad muy dolorosa porque los niños y adolecentes que censamos vivían debajo de las gradas- en medio de la tierra, no contaban ni siquiera  con servicio sanitario lo cual los obligaba a ir a unos servicios sanitarios colectivos, lo cual contribuyo para que muchos de los niños @ fueran  abusados sexualmente y físicamente.

Fue así como inicio el comedor el cual era un cuartito de latas, actualmente llamado el comedor “BELEN CASA DEL PAN”, iniciaron a llegar niños @ de varios lugares de los alrededores, Sagrada Familia, Bª cuba Colonia Kennedy etc.…

Comenzamos a notar que los niños @ iniciaban a llevarse la comida dentro de su ropa para poder llevarles comida a sus mamas, fue así que el Padre Sergio dijo que iniciaran a ingresar las madres con sus hijos e hijas.

Seguidamente del comedor iniciamos a inscribir a los niños @ en las escuelas y se abrieron dos baños públicos para que los niños @ se vinieran a bañara aquí y seguidamente desayunaran y se fueran para la escuela, luego de que salían de la escuela regresaban aquí y se les daba almuerzo y se quedaban las tardes aquí para ayudarles a realizar sus tareas lo cual fue una tarea muy grande.

Fue así que inicio la guardería “Dejad que los niños vengan a mi “ gracias a la ayuda de servidoras que desde el inicio nos ayudaron a organizarnos y a poder cuidar  a estos niños con el amor que merecen, ellas se encargaban de llevarlos a las escuelas, muchas señoras las cuales tenían que trabajar y no podían pagar una guardería los dejaban aquí ya que ellas eran vendedoras ambulantes, cuidaban carros a las afueras de los hospitales etc.. por lo cual nosotros les brindábamos la ayuda de la guardería.

Un día en el comedor llego un niño discapacitado el cual no contaba con silla de ruedas y se arrastraba desde el portón, fue muy doloroso ver la situación y más aun cuando nos dimos cuenta que el niño vivía  en un rancho al fondo del  Rio María Aguilar  de donde su madre lo sacaba carga a caballito, y entonces se le pidió silla de ruedas y así iniciaron a llegar muchas personas con diferentes discapacidades a solicitar ayuda dando así inicio el ministerio “LEVANTATE Y ANDA”  el cual ayuda a las personas que lo soliciten.

Seguidamente los jóvenes comenzaron a estar más tiempo en las instalaciones fue así que inicio la pastoral juvenil para darle un seguimiento más de cerca a nuestros jóvenes.

Cierto día llego a nuestra institución una donación de cepillos de dientes y pastas dentales, la cual los niños se comían  pensando que era chicle ya que en sus casas tenían un cepillo de dientes para todos y lo que usaban para lavarse los dientes era sal.

La vida para estos niños @ y jóvenes no era nada fácil, ya que carecían de todo pero sobretodo de amor, lo cual era uno de los factores los cuales les afectaban para que estuvieran en la escuela, y los profesores ni se preocupaban ya que ni siquiera sabían de donde venían los estudiantes.

Y así fue que muchos de estos niños @ y jóvenes encontraron en Obras del Espíritu Santo  un refugio no solo de comida y vestido si no un lugar el cual recibían mucho amor, y así nos fuimos encargando de todos los gastos de los niños @ en el área educativa como lo fueron las matriculas de centros educativos, uniformes y alimentación, logrando así que muchos concluyeran su educación primaria, y también muchos pudieron recibir en nuestra institución cursos completos de computo en los “ FURGONES DE LA ESPERANZA” , poco a poco logramos que muchos de nuestros niños @ sean todos unos profesionales.

Es así que OBRAS DEL ESPIRITU SANTO sigue ayudando a muchos indigentes, niños, niñas jóvenes y adultos mayores a tener una vida digna y llena de mucho amor bajo la protección de Nuestro Señor Jesucristo.