Mons. José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

Con la celebración de la fiesta del Bautismo del Señor, el pasado domingo, además de concluir el tiempo litúrgico de la navidad, se nos brindó una extraordinaria ocasión para redescubrir la gracia en nuestras vidas, para mantener vivo y actualizado el recuerdo de nuestro propio bautismo, pues es ahí donde están “las raíces de nuestra vida en Dios”.

1

Efectivamente, “Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva.”

2

Por el sacramento del bautismo también recibimos la gran dignidad de ser hijos de Dios” pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo:”

3

Asimismo, al ser constituidos en miembros de la Iglesia, cada uno de los bautizados es llamado a convertirse en un agente evangelizador

Cuya experiencia personal de encuentro con

Cristo Resucitado le impulsa a comunicar la buena nueva a los otros. Transmitimos a los demás la alegría del encuentro con Dios, de hecho, “la primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido”.

4 A pocos días de iniciar la Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019, quiero reflexionar sobre el Bautismo como fuente de vocación y de misión de los jóvenes cristianos para recordarles que ellos “no son meramente destinatarios de la acción pastoral, sino miembros vivos del único cuerpo eclesial, bautizados en los que vive y actúa el Espíritu del Señor. Contribuyen a enriquecer lo que la Iglesia es, y no solo lo que hace. Son su presente y no solo su futuro.”

5 Si bien nos inquieta el distanciamiento y la indiferencia hacia la fe de muchos jóvenes bautizados, constatamos con gozo como muchos otros redescubriendo “la semilla de la fe” que fue sembrada en sus corazones, hoy quieren fortalecerla y hacerla fructificar, asumiendo la misión de “confesar a Cristo” con su vida y su palabra, siendo testigos fieles en toda circunstancia.

Ellos con su testimonio prueban que vida Cristiana no es sinónimo de apatía o de aburrimiento, ni es cuestión de edad. Asumiendo con valentía el reto de vivir la alegría del Evangelio en la vida cotidiana, a saber, en sus centros de estudio, lugares de trabajo y hasta en el propio hogar y, a pesar de los obstáculos con que enfrentan el desafío de creer y de crecer en su pertenencia a la Iglesia, renuevan, de forma continua su compromiso y adhesión al Señor.

Ellos han descubierto que la alegría es un don del Espíritu y, como María, la joven de Nazaret agradece al Señor por la obra que ha hecho en sus vidas pues “quien deja entrar a Cristo no pierde nada, nada absolutamente nada de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No! Sólo con esta amistad se abren las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana”.

Que el regalo de la fe que todos hemos recibido en el bautismo, sea fortalecido por ustedes jóvenes en estos días de la JMJ. No dejen infecunda la semilla que ha sido depositada en ustedes, sean por su seguimiento de Jesús como discípulos y por su testimonio de vida, “centinelas del mañana” como los llamó San Juan Pablo II. Que el mismo Señor sea quien les fortalezca para seguir optando por quien da sentido a sus vidas.

 

 

El grupo de jóvenes y adultos de las Obras del Espíritu Santo que asistirán a la Jornada Mundial de la Juventud se prepararon espiritualmente este sábado 12 de enero en las instalaciones del Seminario San Clemente, donde recibieron en la primera parte del día la formación de parte del sacerdote Sergio Valverde quien les hizo refelxionar acerca de la misión que cumplirían en Panamá al ser partícipes de la Jornada Mundial de la Juventud.

Así entre prédicas y oración también parte del personal administrativo  y voluntarios de la Asociación se instruyeron del significado de la JMJ, e hicieron representaciones de los Patronos de la Jornada convocada por el Papa Francisco.

En la segunda mitad del el predicador William Rodríguez les habló acerca de la importancia del compromiso al ir a esta misión mundial que se celebra cada año pero cada 3 años se hace de forma mundial.  ir haciendo la voluntad de Dios, tomando como ejemplo lo dicho por la madre de Dios, María “Hágase en mi tu voluntad”

Llegando la tarde a los pies de Jesús sacramentado dejaron todo lo que en sus corazones llevan para dar para recibir.

Finalizando al participar en conjunto con todos los peregrinos costarricenses que irán a Panamá, en la Santa Misa presidida por Monseñor José Rafael Quirós, en la Catedral de San José,

 

 

Cerca de 200 jóvenes se reunieron en la sede de la Asociación Obras del Espíritu Santo para recibir la formación y ser enviados como voluntarios costarricenses para la Jornada Mundial de la Juventud a celebrarse en Panamá el 21de enero.

Provenientes de todas las provincias del país, los jóvenes vibraron en gozo en la alabanza con Freddie Chavarría y su banda, así como El Siervo, los puso a llenar de alegría el templo de la Parroquia de Cristo Rey.

Cada uno con un llamado distinto, y sin conocer aún su misión en  la convocatoria mundial a los jóvenes de parte del Papa Francisco, cada uno interiorizó en la formación, del porqué estaban en este lugar, con un mensaje vivido por el conductor del progtama Detrás del Muro,  Beto Monge, quien brindó su testimonio de vida y condujo la actividad.

En las instalaciones de la Asociación los jóvenes disfrutaron también en su tiempo de esparcimiento en el Parque de la Alegría donde pudieron montarse en el toro Chepe, tomarse fotografías y conocer de los animales silvestres.

Para así finalizar el día con la Santa Misa de envío donde el sacerdote les bendijo y envpio como misioneros.

 

 

 

El jueves 27 de diciembre la felicidad y la ilusión llegó al rostro y corazón de 3.000 niños en riesgo social de Totonicapán, y Ciudad Guatemala quienes fueron partícipes de la Fiesta de Navidad que realiza desde hace cuatro años la Asociación Obras del Espíritu Santo en conjunto con los servidores de la filial de las Obras en Guatemala.

Desde Costa Rica un grupo del personal de Obras junto con el Padre Sergio Valverde emprendieron el viaje para continuar la misión que ha trascendido fronteras: llevar amor y alegría a los niños en riesgo social.

Tras el viaje de casi 5 horas de Ciudad Guatemala por el camino para llegar a Totonicapán, recibieron las sonrisas y el brillo de los ojos de unos mil niños que les esperaban con ansias para recibir por segundo año un día muy especial y distinto donde dejan muchos sus labores de lustrar zapatos por ser los que reciban alegría al tener un alimento especial, confites y juguetes.

Así también los niños de  Ciudad Guatemala recibieron pizza, confites, jugos, y los ansiados juguetes al realizarles su fiesta número cuatro a los niños del Vertedero.

La sonrisa, el amor, la ilusión,

Cerca de las 8  de la mañana alrededor del Estadio Nacional, el domingo 23 de diciembre, miles de pequeños bajaban de cientos de autobuses para hacer las filas que les permitiría ingresar a la fiesta de navidad más grande a nivel latinoamericano.

Al ser las 10 a.m. inició el gran despliegue, cada niño con su debida identificación, al igual que los acompañantes ingresaban por el sector que les correspondía según la gradería donde disfrutarían, unos de los miles de voluntarios que se hacen presentes este día, les verificaban la información, otros les daban desde el inicio parte de la alimentación patrocinada por  KFC, Subway, Tacobell, Spoon,  Burguer King, Alimentos de la Escuela de Gastronomía CTS y Pipos Dog.

Cerca de las 11:30 a.m. las risas, los aplausos, la gritería se hizo presente cuando previo al desfile de inaugural los personajes de Chibolo, Juan Vainas, Morgan, don Zenón, y Rosa Linda se hicieron presentes para saludar a todos los niños provenientes del país.

Dando así inicio al desfile inaugural encabezado por los niños de las Obras del Espíritu Santo, seguidos por representantes de las filiales de Alajuela, Puntarenas, Guatemala, Nicaragua, Estados Unidos, Canadá, los personajes teatrales, personajes de los patrocinadores, invitados especiales, y poniendo el sabor la banda de Coronado y San Rafael de Desamparados.

Durante la XVIII Fiesta de Navidad que realiza la Asociación Obras del Espíritu Santo, los niños disfrutaron también del show de los Bomberos quienes con los camiones cargados con agua realizaron las cortinas de agua que refrescaron a los pequeños entre los 4 y 12 años.

Así como de la animación a cargo de Tricolín y su banda y el payaso Chisbalín dieron sus mensajes positivos de paz y alegría a los pequeños.

La tarde transcurrió entre juegos con bolas gigantes, partidos de fútbol y carreras de mascotas, degustando confites, ,manzanas y jugos.

Para así llegar al ansiado momento de recibir los regalos que fuerpn colocados en las plazoletas, ordenados en enormes bolsas diferenciando las rojas para las niñas y las verdes para los varones, cada una especificada según la edad. Trabajo laborioso encargado al personal y voluntarios de la AOES.

Poco a poco se iban dibujando las sonrisas en los rostros de los niños al descubrir los juguetes que fueron donados por distintas personas, empresas y padrinos que se unen año a año para llevar la felicidad a los 35 mil niños en alto riesgo social.

Al caer la tarde los alrededores de la Sabana se convirtieron en el campo abierto a disfrute de los niños con sus quizás únicos y nuevos juguetes.

Gracias al patrocinio de distintas empresas e instituciones como: Teletica, ICE, Banco de Costa Rica, y Toldos Fiesta, así como el apoyo del pueblo costarricenses es posible realizar el evento más esperado por la niñez de nuestro país.